El duelo en pacientes adictos a la cocaína

El tratamiento en el Centro de Atención Integral al Cocainómano (C.A.I.C.) está orientado hacia la prevención de las recaídas tras la desintoxicación, y para ello se plantea la necesidad de cambiar de estilo de vida evitando aquellos hábitos asociados al consumo. Este planteamiento es un pilar fundamental en el que se basa la deshabituación y el éxito de la misma. Para ello, a los pacientes se les plantea la necesidad de renunciar a todo aquello que puede suponer un riesgo que propicie en una recaída.

Una de las sesiones que se imparten en educación para la salud en el tratamiento para cocainómanos en el C.A.I.C es sobre el duelo. El duelo es un proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier perdida, y aunque convencionalmente este proceso se asocia a la pérdida de seres queridos, en realidad, toda perdida más o menos importante que se da en la vida del ser humano conlleva un proceso de duelo: la pérdida de la salud, de una relación sentimental, de un órgano físico, de un objeto material que consideremos importante…

Es desde ahí desde donde se plantea la necesidad de hacer consciente a los pacientes que se van a exponer a un proceso de duelo ante las renuncias y pérdidas que en su vida cotidiana se deben producir para conseguir deshabituarse.

Identificar que pueden pasar por fases como la negación, la ira, la negociación, dolor emocional o tristeza para llegar a la fase de aceptación, según el modelo de la Dra. Elisabeth Kübler-Ross, permite a los pacientes darse cuenta de su proceso, y vivir esta experiencia con relativa normalidad, sabiendo que es un camino emocional por el que hay que hay que andar cuando renuncias a tanto para conseguir la meta: NO VOLVER A CONSUMIR NUNCA MÁS.

Alberto Ruiz, enfermero del C.A.I.C.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *