Comunicación y relaciones sociales

“Observa, escucha, calla, juzga poco y pregunta mucho”

August Graft

El ser humano es un ser social y, como tal, necesita de los demás. Desde nuestro origen nos hemos agrupado para sobrevivir y la comunicación ha sido la herramienta que ha permitido la convivencia. Pero comunicarse unos con otros no consiste en hablarnos, si no en entendernos y, para ello, es básico escucharse.

Una de las labores de los profesionales de lo social consiste en animar a los usuarios a establecer relaciones sociales sanas con su entorno para favorecer su inclusión. Es por eso que dedicamos algunas sesiones grupales a trabajar la comunicación. Partimos del concepto de escucha activa, que implica algo más que el acto de oír. Ésta es la capacidad de poner atención al mensaje tratando de comprender la información que nos transmite nuestro interlocutor. Dentro de este proceso intervienen dos tipos de comunicación: la verbal y la no verbal. La primera se basa en la palabra para transmitir el mensaje, mientras que la segunda consiste en nuestra expresión corporal, facial, nuestra mirada, nuestro tono de voz. Esta última supone un 65 por ciento del total de lo que comunicamos.

Imagen www.eoi.es

En estas sesiones grupales además de explicar la teoría ponemos los conocimientos adquiridos en práctica a través de rol playing. Con esta técnica se logra analizar situaciones de comunicación cotidianas, detectar en qué fallamos y aprender a mejorar.

Estamos constantemente comunicándonos unos con otros y el éxito de nuestras relaciones sociales depende en gran medida de nuestra capacidad para poder transmitir información a los demás. Pero cuando hablamos de relaciones sociales no nos referimos a ellas como un abstracto, nos referimos precisamente a las relaciones cotidianas con la familia, los amigos, los compañeros… Ésas son las relaciones más importantes en nuestra vida y las que más debemos cuidar,  y es por eso que la comunicación es una asignatura a la que debemos prestar la máxima atención, pues una vida de calidad exige relaciones sanas y de calidad. Saber comunicarse adecuadamente nos abre las puertas a los demás pues, solo a través del buen diálogo, se llega al entendimiento con el otro.

Nuestra sociedad es cada vez más digital por eso no conviene perder de vista las relaciones humanas y, sobre todo, la forma en la que nos comunicamos.

Laura Martínez. Técnico de animación sociocultural.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *